La fragua de vulcano museo del prado

1630, óleo acerca lienzo, doscientos veintitrés x 290 cm .Se integró dentro la compilación real después Felipe IV al adquirirla los protonotario ese Aragón atraer Jerónimo después Villanueva a Velázquez para ns rey dentro de 1634; cita en ns palacio del bien Retiro en 1701 y 1716, y dentro de el Palacio Nuevo en 1772 y 1794, ingresó en el Museo dentro 1819.

Estás mirando: La fragua de vulcano museo del prado

Segundo lienzo de tema histórico realizado a lo largo de su primeramente estancia dentro de Roma, ese de La túnica después José, La fragua constituyó la primeramente verdadera incursión ese pintor dentro la mitología un la antigua, ns excepción ese detalles de personaje contemporáneo, qué las armaduras: la fábula del la visita del Apolo al taller después herrero Vulcano y los cíclopes, a ~ darle cuenta de los su señora Venus le ha engañado con Marte, tomada de las Metamorfosis de Ovidio. Ambas obras romanas representaban la plena asimilación de Velázquez del las tradicional pictóricas italianas, demasiados la veneciana, especial el legado ese Tintoretto, como la clasicista, compuesto por ns enseñanzas de la pintura del Miguel Ángel (en la importancia ese los desnudos escorzados) y de la escultura viejo (como los Apolo de Belvedere), tanto como por la lección de Guido Reni o ese Guercino, o de una cifra impresa después las Me­tamorfosis del Antonio Tempesta (1606), los se aduce como fuente ese su composición. En ambos se ellos representaban historias en las los la acción narrativa y ns emociones dependían después una revelación oral, del una narración literaria, ese un alegato mudo, ya fuera de un astucia o después una mentira, cuyo conocimiento de parte ese los protagonista y espectadores fue ~ exigido para su plena comprensión. La pura imagen, vía lo tanto, se hacía insuficiente en la pintura de historia, dependiendo del logro de la palabra; si dentro de La túnica del José ~ ~ prenda y la austriaca ensangrentada sustituían la ausente del «protagonista» aparentemente muer­to, dentro de La fragua, los referencias a ese adúlteros han desaparecido, contrariamente un la tradición ese las ilustraciones de las Metamorfosis, los so­lían rapé -como en un «bocadillo»- la imagen del la asociadas en ns lecho. A Velázquez le interesaba no solamente el ensayo de técnicas característicamente italianas, sino encima todo la calidad dramática después las historias, su personaje dinámico e instantáneo, los reacciones después los personajes desde el punto de vista de una sorpresa. Al mismo tiempo, manteniendo ns dominio ese la realidad material -armaduras, carril al colorado vivo, fuego, cerámica-, ese su shade y reflejos, del sus sombras y relieve, así como ese retrato de modelos reales, el sevillano intensificaba el naturalismo de la sala de espera pintada. Alcanzan su nuevo direccion de la composición alcanzan múltiples contando de corporales entero y de tamaño natural, ese cuidada anatómicamente en los desnudos y jerarquizadas uno través del empastado y la luz -de nuevo alcanzan un foco invisibilizado situado adentro del cuadro-, y su paulatina indefinición 3d y formal, trepar convertir a las secundarias dentro de imágenes solamente mostradas como abocetadas manchas de color, Velázquez daba ns paso adelante en el dominio de género pictórico de excelencia, en términos prácticamente albertianos. Las figuras encajan correcto en un espacial visto desde «su» privado punto ese vista, que coincide alcanzar el «nuestro» qué espectadores, que asisten como testigos presenciales ns la escena de una localización lateral; subraya alcanzar ello el bocadillo de la narrativa y después la acción, colocada en uno ese sus el primer día espacios claramente habitables, a una distancia hoy dia más a la idea que uno la flamenca. Ha logrado casi, como qué es más tarde concretaría alcanzar palabras, disuadirnos después que tu lienzos sean pinturas, gracias a de ellos «tintas», al «aire ambiente entre los figuras» y la «disposición después su perspectiva... Que hacer parecer grande la distancia dentro de la pieza»: se yo podría ~ «entrar por» ella y «caminar de su pavimento».


Bibliografía

Palomino, Antonio, el museo pictórico y proporción óptica. El parnaso de españa pintoresco distinguido <1715-1724>, Madrid, Aguilar, 1947, p. 903. Antonio, Trinidad de, «La fragua del Vulcano», Velázquez, Barcelona, base Amigos después Museo ese Prado y Galaxia Gutenberg, 1999, pp. 25-41. Garrido Pérez, Carmen, Velázquez, habilidad y evolución, Madrid, Museo de Prado, 1992, pp. 234-245. Mayer, honorable Liebmann, Velázquez: ns Catalogue raisonnée of los Pictures y Drawings, Londres, 1936, n.º 61. Marías, Fernando, Velázquez, pintor y criado del rey, Fuenterrabía, Nerea, 1999, pp. 81-97. Gudiol Ricart, Josep, Velázquez, 1599-1660, Barcelona, ediciones Polígrafa, 1973, p. 59.

Ver más: Cantante A Mi Me Gustan Mayores ”, El Hombre Que Inspiró Mayores De Becky G

Bardi, Pier Maria, L"opera completamente di Velázquez, Milán, Rizzoli, 1969, n.º 41. Angulo Íñiguez, Diego, «La fábula ese Vulcano, Venus y Marte y La fragua del Velázquez», expediente Español después Arte, XXXIII, Madrid, 1960, pp. 149-181. Fábulas de Velázquez. Mitología e sala de espera Sagrada en el Siglo del Oro, cat. Exp., Madrid, Museo Nacional ese Prado, 2007, p. 317. López Rey, José, Velázquez: un Catalogue Raisonné of his Oeuvre, con an introduce Study, Londres, Faber and Faber, 1963, n.º 68. Brown, Jonathan, y Garrido Pérez, Carmen, Velázquez. La técnica ese genio, Madrid, Encuentro, 1998, pp. 46-56. López Rey, José, Velázquez, painter of Painters. ­Catalogue Raisonné, 2 vols., París, Wildenstein Institute, y Colonia, Taschen, 1996, n.º 44. Soria, nombre de niño S., «La fragua ese Vulcano después Velázquez», expediente Español después Arte, XXVIII, Madrid, 1955, p. 143. Brown, Jonathan, Velázquez. Pintor y cortesano, Madrid, coalición Editorial, 1986, p. 72. Moffitt, hombre F., «Velázquez"s forge of Vulcan», Pantheon, XLI, 1983, pp. 322-326. Sebastián, Santiago, «Lectura iconográfico-iconológica ese La fragua del Vulcano», Traza y Baza, VIII, 1983, pp.

Ver más: Quien Es Mas Probable Que Preguntas, +150 Preguntas Incómodas Para Amigos

20-27. No