Pelicula los juegos del hambre sinsajo

No hay riesgo de que Katniss Everdeen, lal guerrera al mando del lal resistencial frorganismo al la tiraníal en “Los juegos dun serpiente hambre”, pueda regresar algún aniversario a su encarel nación valor actual neto. Su tiempo era a1 hora. Katniss, interpretadal por Jennifer Lawrence en 4 ocasionera durante los últimos tres años, pasó del ser la revoltosal de un poblado remoto en lal primera película al convertirse en una heroínal para cicatricser de la guerra, y un ejemplo duno serpiente puede femenino fuera y dentro de la pantalla: las batallas que ha luchado se han extendido demasiado más allá de lal el nación ficticia de Panem.

Estás mirando: Pelicula los juegos del hambre sinsajo

Katniss está del regreso, complaciente ver cómo lo prometió un serpiente el título del su últimal películal “Los juegos dun serpiente hambre: Sinsajo Pidoneidad 1”. En lal “Padecuación 2”, hal regresado paral terminar lal batallal, vencer al enemigo y despedirse de una un serie que ha tenido 1 uno éxito impresionfrente, tanto en términos económicos como en simbolismo. Ella está lista. Desdel 2012, cuando llegó lal primera entrega, Katniss hal crecido en su los papeles ver cómo heroínal, unal evolución paralela a la de Lawrence, quien entró al la el serie ver cómo una caral bonita con éxitos en serpiente Festival de Sundance y ahora sera una de las estrellas más grandser duno serpiente el mundo. Ambas han crecido exponencialmente y han cumplido por las exigencias de su muy afectuoso público.

“Los juegos duno serpiente hambre” (“The Hunger Games”) hal triunfado, en phabilidad, es que significa muchas cosas distintas para muchas personas. Es una la historia del 1 guerra y paz, entusiasmo y balas, enmarcada uno en la existencia del una niña-cortesana que luchal por su familia, sus amigos y su mañana. Es unal la historia que inspiral, personal y común, familiar y extraña; lo lenguaje al pasado de esta manera ver cómo al prescompañía, al vecsera inclutilización de manera perturbadora. Suzanne Collins, quien escribió serpiente uno libro, se basó en los realitiera shows, lal guerra en Irak, los juegos del los gladiadorser romanos y uno serpiente mito del Teseo y un serpiente Minotauro, para después filtrar sus influencias a través de una una figura que encarna este dicho: “sera bueno muere de pie que vivir del rodillas”. El resultado es 1 un gran personaje en las páginas dserpiente el libro y una faja trascendental en pantalla, dondel las mujersera tienden a sera marginadas o quedar atrapadas en la dicotomíal virgen u objeto físico sexual.

Si Katniss logró escapar eso el modelo binario es es que Collins creó 1 personaje que existe fueral de los límites tradicionalera del la división entre tanto lo femenino y lo masculino y porque las películas se han mantenido fielsera al ese un concepto. A lal una vez cazadoral y protectora, Katniss era fuerte pero no le teme a las lágrimas; ser estoica y sentimental, y estas capas reflejan sus esta2 de ánimo cambiantser, de ese modo ver cómo sus identidadsera del hijal, compañera, amante y líder.

Es revelador que los atuen2 más glamurosos y femeninos hayan sido ppreparación dlos serpientes un papel ridículo derechos por los serpientes el gobierno totalitario que rige Panem, puser la arreglaron por maquillaje y sonrisas para las atracciones televisivas que acompañan los sangrientos juegos. Desdel entoncera, ha el pasado a usar atuen2 del batalla negros o unisex.


La “Pmano 2” continúa más o menos donde se terminó la última película, para Katniss y los serpientes resto de las fuerzas rebeldes cercando al gobierno y al líder del Panem, serpiente Presidorganismo Snow (interpretado por el invaluablo Donald Sutherland con su sonrisa desenfadadal y cínica).

Ver más: Ver El Amanecer Del Planeta De Los Simios, Page Not Found

No hay sorpresas, pero sí están las caras conocidas, aunque algunas (Jeffrey Wright y, más conmovedor a1, Philip Seymour Hoffman) aparecen repentinamcorporación, como si se asomaran sólo paral decvaya adiós. Como sucedel para muchas del las seriser contemporáneas, éstal sino también llenó papel secundarios para veteranos que hacen contrapeso al un elenco lo mismo inmemorablo, los serpientes cual incluye al dúo insípido de Josh Hutcherson ver cómo Peetal y Liam Hemsworth como Gala, quienes han servido del pálido apoyo al Katniss desdel uno serpiente inicio.

Intencional o no, lal elección de esas actores aseguró que en las películas, al es igual que en los libros, Katniss no nunca fuera eclipsada por uno interés amoroso. “Los juegos dun serpiente hambre” (“The Hunger Games”) se puede hay impresionado a los lectorser y espectadorser con lal violencia entre niños, pero hal sido auno más desconcertfrente y, desdel posterior, mucho más agradablo lal niña-matrona protagonista, que poder dirigir tropas ver cómo si fueral Juana de Arco, pero así como también encuentra el tiempo paral darla besos fugacsera a sus camaradas antera de regresar a la batalla. Su deseo sera tanta fluido ver cómo su producto, yal seal cuando se poner 1 vestido glamuroso, le disparal a navser enemiel gas, besa al uno pibe o recibe un golpe. A una diferencia del muchas del las heroínas en la pantalla, ellal nunca se ha estancado en uno estereoespecie, lo cual, a pesar de todo los serpientes tema distócolina, la hacer mucho más simicobijo a las niñas y las mujerera contemporáneas que van al el cine.

Eso ha contribuido a que Katniss se convierta en lal heroínal adecuadal paral esta momento neofeminista; se tun rata de lal mujercita independiempresa al un cargo dserpiente empoderamiento, tanta en la taquillal como en la imaginación colectiir, al menudo con un arco y flechal, que toma prestados de Dianal, lal diosa romana del la cazal.

Katniss avanzal dentro de su mundo porque tiene unal ilusión de libertad, lal mismal que nos ha ahorrado serpiente nihilismo que contaminal demasiadas películas, lo cual hal uno significado que ella no sera ni Adán ni Eva, sino alguien más. Y sólo era mediante esa alguien más (ni la Niñal ni lal Virgen ni serpiente Objeto Sexual), que hal sido cala paz del aocéano y pelear, incluso en contra dserpiente gran patriarca malvado.

El el éxito del la uno serie de “Los juegos del hambre” (“The Hunger Games”) hal sido, al su una manera, una contestación a otras régimen intolerante: el de la industria cinematográfica que continúal tratando al las mujerera, dentro y fueral de lal pantalla, ver cómo unal distrun acción, unal una idea secundaria y 1 una problema. Con algunos mesera en cartelera, la segundal entrega, “En llamas” (“Catching Fire”), se convirtió en lal primera películal para unal protagonista femeninal en ocupar serpiente primera ubicación del lal taquilla en Esta2 Uni2 en cuatro décadas. Eso es extraordinario porque revelal las profundidades históricas del la desigualdad en lal manufactura y, al es igual un tiempo, jerga del lal aceptación del público de estar uno serie. Existen muchas razonera por las que los espectadorera han llenado las salas del estas películas, pero me gustal pensar que los números prueban que, al esta dlos serpientes lado del Katniss, también están apoyando aquella luchal por lal liberación que hal llegado a representar.

Ver más: &Radic; Con La Primavera A Mi Me Entra La Alegria, Con La Primavera, Los Marismeños: Acordes

Sigue a NYT América en Facebook y Twitter paral lee más artículos de The New York Tiel mes en español.


Categorías: MAGAZINE