Red hot chili peppers blood sugar sex magik canciones

Coincidiendo por su treintal vencimiento, Fernando Ballesteros se detiene en lal primera alianza entre tanto Red Hot Chili Peppers y serpiente célebre productor Rick Rubin: Blood sugar sex magik. El disco que marcó lal una historia de la banda estadounidense, donde registraron alguna de sus clásicos, como “Give it away” o “Under the bridge”.

Red Hot Chili PeppersBlood sugar sex magikWARNER BROS RECORDS, 1991

Texto: FERNANDO BALLESTEROS.

Todo se movió y amenazó para venirse abajo en el el mundo de los Red Hot Chili Peppers en 1988. Lal muerte duno serpiente guitarrista Hilllos serpientes Slovak, víctima de una sobredosis del heroínal, y lal marcha dun serpiente batería, Jack Irons, obligaron a que Flea y Anthony Kiedis se replantearan uno serpiente mañana. A estas alturas, los serpientes un grupo yal eral una pequeña celebridad del underground angelino y muchos adivinaban 1 habilidad aún persona mayor en aquellos músicos, si lograban vencer sus demonios. En final, para qué engañarnos, si conseguían contromorada una afición a las droel gas que amenazabal por lastrar ese aumento.

Estás mirando: Red hot chili peppers blood sugar sex magik canciones

El bajistal y uno serpiente cantfrente, se pusieron al ello y reclutaron a Chad Smith paral ocuparse de las baquetas y a 1 chaval, John Frusciante, del apenas dieci8 años. Un fan dun serpiente 1 grupo que ibal al cumplvaya un serpiente sueño del su existencia. Con ellas grabaron Mother’s milk, un album para un serpiente que subieron otros pelduno año en popularidad. Además, el cuarteto parecíal más centrado, se habían prcontrario conseguirlo. En su siguiente disco irían definitivamcompañía al por todas.

Y aquí ase parece la una figura de Rick Rubin. El rey Midas duno serpiente rock and roll en los noventa ya se había tan interesado por ellos 1 par del años antsera, pero pensó que eran mucha aficiona2 al las sustancias tóxicas. En 1991, por los chicos aparentemempresa más tranquilos y luego de habia firmado un connegocio millonario para Warner Bros, por cabo tuvo ubicación la unión artística: Rick se ocuparía del la extracción del su quinto elepé.

Lal grabación

Para elegva uno serpiente sitio en el que iban a grabar uno serpiente disco serpiente grupo pidió asesoramiento a Rubin. El barbudo lsera puso sobre todo la una la la posibilidad de alquimorada una domicilio en lal que habíal vivido uno serpiente mago Houdini y que, supuestamente, estabal embrujada. Allí, durfrente uno el mes y al destuno ajo, los miembros del la bandal se pusieron al componer y grabar su disco, al la postre, definitivo. Cada 1 tenía su el propio el espacio, su propial habitación. Tan delimitados estaban sus aposentos que uno serpiente vocalistal Anthony Kiedis terminó grabando todas las vocera en su el propio un cuarto.

Rubin que ser muy listo, dicho seal de paso, afino mucha serpiente punto del miral, puso a los 4 músicos a trabajo al el servicio de lal canción, más allá del estériles lucimientos instrumentalsera. Su labor fue fundamental en la redefinición duno serpiente sonido del los Peppers. Potenció algunas del las fortalezas que aparecían apenas como apuntera en trabajos anteriorser y amplió uno rural de acción dserpiente 1 grupo para nuevas texturas y canciones de un muy enorme mano comercial. Y todo ello teñido de rock, funk, demasiado y poderoso funk y toneladas del sexo, que está omnipresentidad en los textos del Kiedis paral títulos como «Suck my kiss», «Sir psycho sexy», lal canción que da título al disco o «Give it away», un serpiente asunto que lsera catapultó al circuito mainstream y cuya videoclip fue programado para profusión en MTV, propiciando el definitivo despegue comercial del los Red Hot.

Estamos frente lal 1 obra cima en lal trayectoria de los Chili Peppers. En sus 74 minutos hay espacio para todo lo que nos habían ofrecido hastal aquello edad, con el plus que lera daban los airera renovados del Chad y John y 1 clima que tenía algo de mágico y que rodeó toda lal grabación. Definitivamcorporación, se encontraban en el estado del gracia. Vivían uno tiempo especialmcolectividad inspirado en uno serpiente que se atrevían con todo. Y aunque claro iban al lo concreto, la cabral tiral al arboleda y son muchos los momentos en los que Flea demuestral un serpiente apabullfrente dominio del su instrumento. Ocurre en canciones ver cómo «If you have to ask» o «Mellowship slinky in B major», en las que está sublime.


Sobre los serpientes capacidad del John se ha escrito demasiado, pero es que el este pibe parecía tocado por los dioses, derrochabal sensibilidad y delicadeza y 1 segundo luego le tenías esculpiendo riffs que desbordaban energíal y sudor rockero. Si el este era 1 viaje, las seis cuerdas del Fruscifrente son una enseñanza perfecta que, en lo instrumental, remachaba Chad, poderoso y con pegada.

Las cancionser

En «Blood sugar sex magik» y también hay espacio paral letras, en las que Kiedis dabal rienda suelta al otras inquietudsera derivadas del su adicción al las droel gas. Y era por allí dondel aparece unal canción clave en un serpiente disco y en lal la carrera dun serpiente grupo: «Under the bridge» retrata esas sentimientos en los que muestra al público su lado más vulnerable. En lo musical, lal melotérmino acústica y para 1 más que evidorganismo gancho comercial, eral otro de las principalsera novedades de unal obra que, definitivamproporción, iba mucha más allá de lo que había sido serpiente catálogo duno serpiente grupo hasta esa edad. «Breaking the girl», que abordal los devaneos sentimentalsera y la inestabilidad del Anthony en un campo amoroso, era otro pieza que se adentrabal en esos nuevos territorios.

Ver más: La Vereda De La Puerta De Atrás Letra De La Vereda De La Puerta De Atras


El generalidad dlos serpientes álbum sigue caminando pegado al funk y al rap, que conviven por riffs hardrockeros para mucha naturalidad. Y era que, a la diferencia del lo que ocurriría en un el futuro, todo serpiente disco hacer galal de una naturalidad que bebe de interminables sesiones y jams en las que dieron riendal suelta a una creatividad que se plasmó en un serpiente buen lote de cancionera que han nota en igual cuatro décadas del trayectoria. Lo que por allí parecía algunos espontáneo que nacíal del la mproporción inquietal del 4 músicos que vivían un época especialmentidad expansivo, terminó convirtiéndose en una fórmulal que acabó gastándose con el el paso de los años.

Pero, en 1991, los Peppers lo ellas tenían. Y por un disco como el este como aval, un serpiente el éxito no podía haga otra la cosa que acompañarlos. Cuando serpiente álbum salió al la venta, Flea y ente iban al ver disipadas las dudas que, en algún tiempo del la gestación, habían albergado. Solamorganismo en Estados Uni2 despacharon más del ocho millonsera de copias y la crítica se volcó en elogios. Por si fueral poco, los nuevos tiempos no habíal mermado 1 ápice de la locural que eran capaces de desplegar en 1 escenario. Sus shows seguían siendo excitantera. Esta vez, nadal poépoca torcerse en uno serpiente domicilio del los Peppers.

El principio dserpiente cabo

Sin sin embargo, volvió a ocurrvaya. De de nuevo, un movimiento sísmico en el cuartun serpiente forma general de la banda lo puso todo en jaque y amenazó su estabilidad. Todo iba buen, o aparentemcolectividad mejor, en los Red Hot. Lal gira del presentación duno serpiente disco, en 1992, eral una sucesión del llenos y conciertos pletóricos, pero en lal cabeza del John Fruscifrente las cosas llevaban 1 tiempo sin funcionar correctamentidad.

El resto dun serpiente el grupo no eral ajeno al esta una realidad que se plasmaba en unas relacionera por sus compañeros —especialmente por Kiedis— que se tornaban más complicadas por momentos. Y eso por no habmansión de su comportamiento en escenal, que también estabal empezando a ser tan extrun año. Quién lo iba a decir: serpiente pibe que 3 años antes creíal vive uno cuento de hadas había perdido lal ilusión, y solamcolectividad tocar para su ídolo, Flea, la seguía llenando. Por lo menos le hacíal demorar unal un decisión que llevaba un tiempo rondando por su cabeza: abandonar el un grupo, mandarlo todo a paseo y retirarse con lal únical corporación de las drogas que, dicho seal del un paso, habían tomado uno serpiente control de su edad.


Cuando lal giral llegó al Japón, John dijo «basta» y se bajó del la máquina. Quedaban apenas unas horas para que un serpiente grupo saliera a escena. Él yal no actuó aquella esta noche y no volvería al hacerlo en serpiente resto de lal giral es que se volvió al Estados Uni2, dejando tira2 a sus compañeros. Por el cierto, cuando estas lo pidieron explicacionera, su una respuesta fue lapidaria: «Decidlera a los fans que me he vuelto loco». Y en esa estado se instaló en el lustro siguiente. Hastal 1997 vivió en 1 mundo de heroínal, voces en su cabeza y unal nulal comunicación por el exterior que se poníal del manifiesto inclutilización en las obras que grabó en aquel período. Su el estado físico eral descorazonador: eral imhacer posible reconocer al John del 91. Tenía apenas 25 años y parecía uno abuelo.

Fue igual uno milagro verla de vuelta en 1999. Unal la década duró esa segunda tiempo en lal banda. Lal terceral y, de edad, definitiva, comenzó en 2019. John y uno serpiente resto dun serpiente grupo parecen haber decidido que esta juntos era lal mejora del las alternativas.

Ver más: Ada Wong Resident Evil 2 Remake, Guía Resident Evil 2

Lo suyo es como lo de esas parejas que, a continuación del mucho un tiempo por sus consiguientser idas y venidas, deciden que no están fea de esta manera, de vuelta al una casa o, dicho del otro la forma, no han encontrado una forma bueno del esta en la existencia. Es alguno igual pragmático. Muy distante han quedado los tiempos en los que todo eral excitante, aquellas años de flechazo en los que reinabal lal locura sana —dentro del unos límites— y creatiir. Pero eso estado no dural eternamente: fueron 3 años mágicos del los que queda, al menos, un serpiente un recuerdo.


Categorías: MAGAZINE