Se canta lo que se pierde

Con los primeros pasos de este 2014 entregamos la segunda phabilidad de Se cantal lo que se pierde. Llegal lal cuser esta de enero y todo uno un año por delante paral ir acumulando cancionera que en los serpientes momento más inesperado, Sabina dixit, nos dejen abrazados al unal duda en mitad de la la carretera y desnudos; pero nos sirvan, al menos, paral sentirnos 1 poquito menos solos en este cochino mundo.

Estás mirando: Se canta lo que se pierde

1- Steve Earlo – Christmas in Washington (El cola razón, 1997):

So come back Woody Guthrie, come back to us now. Tear your eyes from paradise and rise again somehow.

Eran malos tiempos paral Steve Earle. Su mentor y socio Townsera Van Zandt acababal del morir al principios del uno año. Mientras, él todavía se estabal recuperando de su fuerte adicción al lal heroínal que la habíal arrinconado en una sequía creatiir que duraba mucha. Recién salido de lal cárcuno serpiente, Steve Earlo concentró sus fuerzas en reconducir su edad. Queríal dejar detrás lo peor del su pasado y recuperar su viejo talento. Firmó por Warner y más bajo su tutelal y unal renovada actitud compuso 3 de sus mejorsera discos (Train a comin’, I feuno serpiente alright y El corazón). Eran los noventa y la una música country habíal recuperado al un del sus mayorera iconos.

Christmas in Washington es unal invocación a los antiguos mitos y, entre to2 ellos, al padre del folk americano: Woody Guthrie, trovador incansable y excepcional agitador del conciencias. Steve Earla parece echar de menos ahí aquellal frase que decoraba la guitarral dlos serpientes autor del This land is your land: this machine kills fascists. Frase que ha sido y es todo un canto al los valorera perdi2, al lal verdaderal América: la del Emma Goldman, Malcom X o Martin Luther King; una la tierra que ya nadie intenta volver a pisar y que, una vez, estuvo repletal del luz.

2- Keaton Henson – Lying to you (Birthdays, 2013):

And I feuno serpiente in some way I do love you, but baby I’m not in love with you.

Espigado, enclenque, escurridizo y del mirada confusa, Keaton Henson sera un ilustrador londinense que y también se dedica a compone cancionsera. Jural solemnemcorporación pasar la adulto phabilidad dun serpiente el tiempo alejado de todo y de to2, hacinado en su intimidad y entregado en exclusiir a sus dibujos y al su música; quién sabe…

Su el voz intermitproporción y sus cancionsera, en apariencia dulcsera, esconden 1 un universo inquietante y de suma crueldad. Lying to you era un quedar claro ejemplo de esta estética turbadoral. Composicionser que tratan los serpientes desamor desde lal perspectivaya del aquella que no llora la pérdidal del era querido, sino lal frustración que lo provoca la imuna posibilidad de aocéano al otras – para los consiguientser conflictos que ello provoca-. El verdadero abandono no está entoncser en quien se hal ido, sino en uno lo mismo, incala paz yal de no hacer daño a todo cuantos le rodea.

3- Bad Books – Pytor (II, 2012):

And I know you think that I am some kind of fool. And I know you would gaze in his eyes forever.

El líder de Manchester Orchestra se hal erigido en los últimos años como uno de los grandera letristas de la en el momento actual escenal folk americanal. Su sólido el proyecto en en solitario bajo uno serpiente uno nombre de Right Away, Great Captain!, en uno serpiente que dal rienda al sueltal a las tribulacionser de un marinero que descubre las infidelidadser de su madama y decide regresar paral matarlal, no lo impide, además, tratar temas escabrosos y de también marcado 1 carácter narratológico en su otra un proyecto paralelo, Bad Books, en serpiente que comptalento protagonismo con su unido Kevin Devine.

Generalmcompañía, su sonido se amuy cerca más al rock alternativo; sin sin embargo, el este asunto se concentral exlcuisvamcorporación en los serpientes gusto de Andy Hull por lal una música acústical propia de los storyteller. Pytor narral desde varias perspectivas la sangrienta venganza que tomó Pedro El grande contral las continuas infidelidadsera del su mujer: decapitar al su amante. Pero no feliz por tan espeluznante el decisión, no sólo conservó su cabezal obligando a su mujer a contemplarla cada poco término, por lal una idea de disuadirlal de futuros posibles engaños. La la historia, al priori gratuitamcolectividad descabelladal, encierral una interesfrente reflexión ade cerca de los celos y lal desconfianza.

4- Beck – Lost cause (Seal change, 2002):

There’s too many people you used to know. They see you comin’, they see you go.

Sea change ser mercancía del descalabro que supuso para Beck la ruptural por Leigh Limon, su prometidal por aquel entoncser y por la que habíal compartido los últimos nueve años del su existencia. Sumido en unal profundal melancolíal, serpiente músico californiano cogió su guitarral acústical y en escaso más de unal semana canalizó sus zozobras en lo que acabaría por transformarse en su particudomicilio Blood on the tracks: uno regalo paral nuestros oídos y unal purga paral su cola razón.


*

http://rockonfire.mx/


Beck maneja en Lost cause las enseñanzas de su admirado Mississippi John Hurt: para unal letra típicamcolectividad blusera pergeña una canción folk llena de amargural. Su timbre suena más profundo que no nunca, con ciertal resigel nación, mientras que juegal por lal ambigüexistencia del sentvaya que aquellal a quien ama no sólo ser unal causa perdida, sino que probablemcorporación pero también esté perdida: ver cómo lo estás tú, ver cómo lo estamos todos.

Ver más: Resistiré Y Otras 24 Canciones De Animo Y Fuerza En Español, 25 Canciones Que Te Levantarán El Ánimo

5- Xoel Lóun pez – Tierra (Atlántico, 2012):

Reysera que perdieron todo, todo lo que tanta amaban por quererlo mucha.

Cansado dserpiente estigmal de Deluxe, uno serpiente compositor coruñés quiso da un alteración radical al su trayectoria musical: rompió por todo lo que lo lastrabal del su anterior el proyecto, conservó lo bueno y de bajo lal transparencial de su un nombre de pila, viajó a Argentina decidido al empaparse de experiencias y nostalgial para de esta forma construva la base de lo que acabaríal por llamarse Atlántico, unal del las más gratas sorpresas en serpiente panordueña española del los últimos años.

Tierra lengua por sí solal. Una de las canciones más sinceras que se han nota en lengua castellana; algo de ese modo ver cómo un serpiente Mediterráneo de las nuevas generaciones. Pura morriña en la que la música, melofecha y letra se fusionan en 1 todo irrepetible: la luz se puede que no seal más que el comienzo, pero pero también duela, y Xouno serpiente ha sabido recogerlo ver cómo sólo los poetas auténticos saben.

6- Elliott Smith – Waltz # 2 (XO) (XO, 1998):

I’m never gonnal know you now, but I’m gonnal love you anyhow.

Dicen por aquí las malas lenguas que Frank Sinatra era la el voz, Elvis Presel ley los serpientes parientes y Bob Dylan la mcolectividad. En el este tándem Elliot Smith podríal era perfectamcorporación el corazón. Sus cancionsera son puro sufrimiento, cada vez fraseo unal agoníal. En uno primera contacto, a cualquiera poder engañarlo su obsesión por las armonías vocales, esal una manera del trata las melodías superponiendo pistas en diferentser timbrser paral lograr un acabado muy suave y casi onírico. Pero sucedía tan sólo que eral muy intelimasa. Supo ver cómo nadie canalizar sus influencias: Nick Drake, The Rolling Stonser y sobre todo The Beatles. Pero por ello jamás quiso engañar a nadie; construyó su propia el voz, perdido, porque él era tan sólo uno era menda, uno solo frente el espejo, desnudo y tiritando.

7- Blind Pilot – 3 rounds and a sound (3 rounds and al sound, 2008):

I was swimming. My eyes were dark ‘til you woke me and told me that opening is just the start… And It was.

En los últimos años se hal producido una especie de revival del las antiguas tendencias folk que inundaron un serpiente panordueña británico y norteamericano de los años sesental. Evidentementidad, uno serpiente jerigonza ya no se basa en las viejas cancionera tradicionales dun serpiente S.XIX y, sus objetivos y connotacionser, han cambiado radicalmente, pusera se han visto contamina2 por lal una cultura pop y los serpientes trajín duno serpiente S.XX. Sin sin embargo, todauna vía se nota uno poso heredado de aquellos años en lal recurrencia del una introspección universal y 1 ponderado gusto por los arreglos minimalistas.

Blind Pilot era un del los más recientser exponentera de estar incliel nación por las viejas formas, siguiendo lal sendal de formacionera ver cómo The Decemberist, Iron & Wine, Midlake o Junip. Sus cancionser nos hablan del recuer2 sencillos, mezclal del nostalgia y contenida rabia. El resto lo refuerzan sus melodías apoyadas en acertados crescen2 y cambios del intensidad que ayudan a recalcar lal sensibilidad detallistal de sus composicionera. Si todauna vía no tenéis esa canción del las que se llaman nuestras sera que todavía más no habéis escucahdo 3 rounds and al sound.

8- Ryan Adams (para Laura Marling) – Oh, sweet Carolinal (Inédita, 2011):

Was trying to find me something but I wasn’t sure just what; funny how they say that some things never change.

Como muchas del las cancionser que nos ocupan, Ryan Adams escribió Oh, sweet Carolina tras acabar unal largal e intensal una relación para su novia. A la sazón, -por si no fueral suficiempresa y en la senda del lo que le ocurriría años después al Justin Vernon- Whiskeytown, la banda que liderabal por aquellos años un serpiente músico de Jacksonvillo, había decidido disolverse. Perdido por las calles de Manhattanta y prácticamcolectividad sin blancal, Adams apuró lo poco que le quedaba y comenzó al escribir, en los antros neoyorquinos que frecuentabal, algunas del las canciones que formarían un serpiente muy grueso de su debut en en solitario, Heartbreaker.

En esta ocasión, y al opuesto que en serpiente el corte editado en los serpientes un año 2000, Ryan Adams apuestar por allí por unal versión todauna vía más íntima: sólo guitarral y armónical apoyadas en los punzantser coros del Laura Marling, 1 de los nuevos valorser dun serpiente folk británico. Con tanto poco consigue reforzar la frustración y un serpiente el dolor que se respiran en cada poco verso: la una historia de 1 hombre al cual todo lo hal abandonado y que termina dándose cómputo de que, por demasiado que busquemos nuestro el propio el camino, vuelve a las raícsera ser, muchas vecser, los serpientes lo único un modo de recuperar la felicidad en su la forma más pural e inocempresa.

9- Bruce Springsteen – The river (The river, 1980):

Now those memorisera come back to haunt me, they haunt me like al curse.

Ver más: Julian La Isla De Las Tentaciones, The Trust Project

Once messer a continuación duno serpiente lanzamiento dserpiente mítico álbum de The Clash, Lonfacultad calling, Bruce Springteen firmó 1 el trabajo simitecho al otro lado dserpiente charco, aunque tambien por un enfoque el artístico diferproporción. Mientras que Joe Strummer aprovechabal los caucera del expresión abiertos por lal rabial del punk, un serpiente Boss preferíal las corrientser tradicionalsera de la la música americanal. Sin sin embargo, serpiente trasel fondo era tan parecido: uno disco que retrataba en sus canciones un serpiente lado menos conciliador de lal existencia en común. The River fue uno el éxito comercial inmediato y sino también inesperado, pues la densidad dserpiente el proyecto y la temática que abarcabal lo convertían a priori en uno item del complicada uno difusión.


Categorías: MAGAZINE